04 noviembre 2005

12. ¿Existen estas clases de religión en otros países?

Para una visión objetiva de la situación puede consultarse curiosamente una página que precisamente sólo ve el punto de vista de la conferencia episcopal.

26 agosto 2005

11, En esta regulación de la formación religiosa en la escuela, ¿qué aspectos son más negativos para el normal desarrollo de la enseñanza?.

Coincidimos plenamente con la CEE que toda asignatura que estudie un alumno debería ser evaluable y su nota tener valor académico.

También coincidimos en que hay un problema con la alternativa, aunque discrepamos en la ubicación de dicho problema. Consideramos que es una visión errónea de la CEE el hecho de que se considere que los alumnos que cursan actividades de estudio no estén sometidos a ninguna exigencia académica. Como hemos explicado en la respuesta a la pregunta 10 cualquier asignatura que se imparta en un centro de enseñanza pública tiene que tener una programación didáctica y unos criterios de evaluación y calificación establecidos. El problema real está en que ni la asignatura de religión, ni su alternativa están compitiendo en igualdad de condiciones con el resto de optativas. Como ya se ha explicado, lo más lógico y justo sería que el alumno pudiese elegir las optativas que quiera estudiar entre todas las ofertadas por el Centro, pero siempre se le ofrece por un lado la elección obligatoria entre religión y actividades de estudio y por otro la elección de otra optativa entre todas las demás ofertadas.

10. ¿Qué no dice ese decreto?

El decreto no dice en ningún momento que la alternativa a la religión (actividades de estudio) no tenga una programación didáctica y de hecho debe tenerla como cualquier asignatura que se imparta en un centro de enseñanza. Si a veces estas actividades de estudio se reducen a repaso o recreos, tal y como menciona la CEE, es sólo responsabilidad del profesor que la imparta, de la jefatura de estudios y de la inspección que tienen que velar por el cumplimiento de las programaciones didácticas al igual que es responsabilidad del profesor de religión cumplir su programación y evaluar a los alumnos según el grado de cumplimiento de unas capacidades consensuadas por el Centro Docente que tienen además que quedar reflejadas en el currículo del área. Por lo que la jerarquía eclesiástica tiene unas competencias curriculares limitadas por el respeto a la Ley General Educativa en vigor

9. Actualmente, ¿qué normativa está vigente para la enseñanza de la religión?

10 agosto 2005

8. ¿En qué sentido algunos piensan que la enseñanza religiosa confesional no debe estar en la escuela?.

Quienes así opinamos nos basamos generalmente en:

1. La religión confesional es un intento de adoctrinamiento de un menor que no tiene todas sus facultades cognitivas suficientemente desarrolladas para evaluar críticamente la información recibida.

2. La religión confesional trata de inculcar unos principios y valores que pueden chocar con la ética universalmente consensuada y reflejada en la declaración de derechos humanos.

3. La religión confesional tiene mayor tendencia a dividir que a integrar culturas de diferentes credos.

4. Algunas ideas de la religión confesional chocan gravemente con el estudio objetivo de la historia y de la ciencia

7. ¿Cuáles son los derechos y leyes que justifican la presencia de la enseñanza de la religión en la escuela?

Los acuerdos firmados entre el Estado Español y la Santa Sede explican la presencia de la religión católica en la escuela pública, pero no la justifican necesariamente.

Está muy bien apelar al derecho fundamental de los padres a que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo a sus propias convicciones, pero hay varias cuestiones que obvia la CEE y que paso a enumerar

  1. Es el Estado quien tiene la obligación y la potestad de organizar el sistema educativo de la manera que considere más conveniente para sus ciudadanos. Me gustaría recordarle a la CEE que un Estado Democrático cuenta en principio con los mecanismos que garantizan que esta organización estará sometida al máximo consenso posible y que el debate en torno a la asignatura de religión parte precisamente del hecho de que la sociedad española actual no hay un consenso claro.
  2. En una sociedad con tendencia clara a la multiculturalidad, atender a todas las opciones es inviable desde el punto de vista organizativo.
  3. Existen áreas de conocimiento mucho más instrumentales en la sociedad actual que el estado también debería garantizar como son las nuevas tecnologías, las lenguas extranjeras, la educación para el consumo, la educación vial, etc. Y no hay tiempo material para todas esas áreas.
  4. En último caso siempre está garantizado el derecho de recibir formación religiosa en las iglesias y catequesis. Es más, parece ser que en religiones como el cristianismo es obligación moral de los fieles enseñar el mensaje de los evangelios y en ningún momento se menciona en la Biblia que sea la autoridad pública la encargada de enseñar dicho mensaje.
  5. El Estado es el último responsable en velar por el respeto al derecho de los menores, aún por encima de los padres si estos cometiesen algún tipo de negligencia que coartara sus derechos constitucionales.

22 junio 2005

6. Si el estado español es no-confesional, ¿por qué permite que haya clases de religión en la escuela pública?

Precisamente porque el estado español es un estado democrático consciente de los derechos y libertades de los ciudadanos. Además, al ofrecer las clases de religión en las condiciones actuales, el estado está respetando acuerdos tomados con otro estado no especialmente respetuoso con los principios democráticos y establecidos en la declaración de derechos humanos.
Como además se ha comentado en la respuesta a la pregunta 1, la situación actual no es precisamente la más respetuosa con el principio de libertad de elección de los alumnos.
La exclusión de la enseñanza religiosa en la escuela pública no vulneraría el derecho de libertad religiosa, pues nadie prohíbe que ésta sea enseñada por la familia o la iglesia. Sería tan absurdo como decir que la exclusión de las ciencias políticas de la escuela (área que actualmente no existe) vulnerara el derecho de libertad ideológica.

En todo caso, podríamos argumentar de ambas exclusiones que empeoran la formación de los alumnos, pero no que vulneran ninguna libertad básica. De hecho, la CEE alega que quedarían mermadas las capacidades espirituales y transcendentes de los alumnos aunque la LOGSE en ningún momento mencione ni explícita ni implícitamente esas capacidades. Y en todo caso, como hemos explicado en la respuesta a la pregunta 1, si entendemos que parte de esas capacidades pudieran estar relacionadas con la ética, tenemos una ética universal basada en la declaración de derechos humanos que los alumnos deben conocer. Y si entendemos que otra parte esté relacionada con el sentido último de la vida y de la muerte de una persona, la filosofía sería la enseñanza básica que engloba todas las perspectivas que han tenido los seres humanos (incluida la religiosa) al respecto. Curiosamente es actualmente la educación de la filosofía y no la de la religión la que corre un peligro más inmediato de desaparecer de los currículos.

03 junio 2005

5. El derecho de los padres a la formación religiosa y moral de sus hijos según sus convicciones, ¿se introdujo como un privilegio de la Iglesia?

Los grandes tratados internacionales, para los que por cierto el Estado Vaticano no es el mejor ejemplo de su ratificación, tratan de respetar la libertad de ideas entre las que se encuentran obviamente las religiosas. Si hay una libertad que todos los estados democráticos avanzados respetan en grado exquisito es la religiosa y si existe una tentación en la que siguen cayendo numerosos gobiernos como la actual administración estadounidense es la de dejarse influir por grupos fundamentalistas religiosos cuando no caer directamente en regímenes teocráticos al estilo de Irán.

Podría argumentarse que un país eminentemente laico como Francia que prohíbe explícitamente la ostentación se símbolos religiosos en la escuela está vulnerando este derecho. Pero Francia en uno de los ejemplos europeos con alta tasa de inmigrantes donde conviven diferentes credos no acostumbrados a hacerlo y creemos que ha sido la política del estado francés intentar evitar brotes de enfrentamiento religioso, desgraciadamente más habitual en nuestro mundo de lo que sería deseable.

Es además de una inocencia intelectual profunda, cuando no una tergiversación histórica interesada, negar que en el trato especial del catolicismo que se hizo en la constitución española de 1978 y en los acuerdos de 1979 con la Santa Sede no ha tenido nada que ver con el régimen nacional-catolicista anterior, lo que no implica afirmar que la ICAR en la España de hoy tenga necesariamente algo que ver con la de entonces. Recordemos que la constitución fue un tratado de consenso que trató de no herir las sensibilidades de la época y que llevó al éxito de una transición no violenta admirada en todo el mundo

4. ¿No será un privilegio de la ICAR el enseñar la religión en la escuela?

La formación religiosa es un derecho de los Padres, no del Estado, pero es el Estado quien decide cómo organizar el cumplimiento de ese derecho. Igual que un padre tiene la obligación legal de enviar a su hijo a la escuela hasta cumplidos los 16 años aunque decidiera que esto no fuese lo más conveniente para la educación su hijo, la forma de organizar la enseñanza de la religión es deber de el Estado y todos debemos cumplir la normativa aunque estemos en nuestro derecho de, siguiendo los cauces que establece la democracia, intentar que esa organización sea la más adecuada para la mayoría de ciudadanos.

Por otro lado deben existir unos procedimientos de acreditación del profesorado que garanticen la calidad de la tarea educativa de nuestros hijos y es precisamente el Estado, como organizador del sistema educativo, quien tiene la obligación de garantizar esa calidad y que el proceso de selección no sea discriminatorio por razones de sexo, raza o creencias.

Así, no se considera conveniente que una institución como la ICAR tenga el privilegio de intervenir de manera partidista en ese procedimiento. Otra cosa sería que se llegara a un acuerdo con el Estado para exigir a los candidatos a profesores de la optativa de Religión una titulación que se considerara adecuada por ambas partes y que no vulnerara los derechos básicos de los candidatos anteriormente mencionados.

3. ¿Por qué la iglesia católica tiene tanto interés en que se den clases de religión en la escuela?.

La ICAR sí que está exigiendo un derecho que le proporcionan los acuerdos de 1979 con el Estado Español. Nadie le está negando el derecho a exigir su cumplimiento. Los acuerdos entre estados están para respetarlos.

El estado organiza un servicio educativo con el objetivo de permitir una formación de los ciudadanos en igualdad de condiciones independientemente de su posición económica, social, racial o de credo y atendiendo en la medida de lo posible a su diversidad. Los diferentes gobiernos tienen la posibilidad de organizar el sistema educativo según las necesidades que ellos entiendan como exigidas por la mayoría de ciudadanos y que estos tienen derecho a valorar a través de las vías que establece la democracia para ello. Los miembros de cualquier institución tienen los mismos derechos a este respecto que cualquier ciudadano y no deberían tener ningún trato de favor, por lo que si defendemos la libertad de enseñanza primero deberíamos impedir que ningún ciudadano o grupo de ciudadanos tenga mayor influencia en la elaboración del sistema educativo que otros ciudadanos o grupos de ciudadanos. Así, los acuerdos exclusivos de 1979 con un grupo de ciudadanos particular que se denominan ICAR son una clara vulneración de este derecho básico.

Por otra parte, el Estado no tiene ni debe ser partícipe de la urgencia de una institución por obedecer un mandato propio de su fe y que podrían no compartir una considerable cantidad de ciudadanos, como de hecho está ocurriendo en la sociedades democráticas más avanzadas donde además se está produciendo el mayor respeto de los derechos humanos que se ha dado en la historia de la humanidad, una situación que debería ser aplaudida por la ICAR que sin embargo parece procesar siempre ciertos recelos incomprensible de las sociedades democráticas laicas occidentales.

2. ¿Cómo contribuye la asignatura de religión a la formación plena del alumno?

La capacidad trascendente de un ser humano, entendiendo por ésta la búsqueda de un sentido global de la existencia, puede desarrollarse de formas muy diferentes. Por ejemplo, existe gran cantidad de personas no creyentes para las cuales la vida tiene perfecto sentido, lo que podría parecerle incomprensible a una creyente, igual que para algunos ateos la creencia sin evidencias empíricas no tiene el menor sentido. Por ello si pretendemos que el alumno

· Tenga un conocimiento profundo sobre el “amor al prójimo”, podríamos mostrarle la labor de gran cantidad de seres humanos que a través de las ONGs y muchas veces desinteresadamente ayudan a los menos favorecidos de nuestro planeta.

· Responda a sus grandes preguntas, se les aporten razones para creer o no creer, qué esperar o no esperar indagando en la ciencia y la filosofía que tiene respuestas más elaboradas y generales que cualquier religión concreta.

· Conozca el valor y la influencia, tanto positiva como negativa, del cristianismo en la Cultura Europea, a través de la evaluación crítica y científica de los hechos históricos.

· Desarrollen su personalidad y se formen como buenos ciudadanos, orientado su conducta hacia los valores democráticos y el respeto a normas de convivencia y a las personas independientemente de su sexo, raza o creencias.

No debería estudiarse religión católica sino ciencia, filosofía, historia y ética, áreas que curiosamente están perdiendo horas, cuando no desapareciendo, en los currículos de secundaria.

01 junio 2005

1. ¿Por qué debería no haber enseñanza de la religión en la escuela?. ¿No es suficiente con la catequesis?

La Conferencia Episcopal Española (CEE) defiende que la formación del alumno debe desarrollar todas sus capacidades, entre ellas la dimensión religiosa y moral.

En la LOGSE es considerada fundamental la educación en valores de los alumnos, estando obligados los profesores a enseñarlos desde todas las áreas, incluyendo el respeto a los derechos humanos, al medio ambiente y a los valores democráticos, así como a las costumbres y creencias de otros seres humanos y otras culturas. Si quisiéramos, de todas formas, una asignatura específica de educación en valores para todos los alumnos, independientemente de su religión y costumbres, lo más adecuado sería una asignatura de ética laica.

La ética no es patrimonio absoluto de la religión[1], aunque a veces se asuma que la una no pueda existir sin la otra —No es necesario aquí poner ejemplo de comportamientos éticos de los no-religiosos y de comportamientos poco éticos de personas fuertemente religiosas—. Así, la ética laica es una ética razonable cuyo marco de referencia está perfectamente representado por la declaración de derechos humanos[2].

En cuanto a la dimensión religiosa del ser humano, no es aquí mi propósito obviar su importancia[3]. Desde el momento que existen seres humanos que tienen diferentes vivencias personales al respecto y si consideráramos que es suficientemente importante para la formación integral del alumno, deberíamos impartir una visión no vinculada a ninguna opción particular y debería considerase el fenómeno religioso de una forma más general y científica, término este último que utiliza la propia CEE. Sin embargo, algunas personas pensamos que existen igualmente otras disciplinas como la economía, la astronomía o la psicología (por nombrar algunas de ellas) igualmente importantes para la formación de los alumnos que, o no están específicamente representadas en la formación del alumnos o están como optativas que no compiten directamente con la asignatura de religión[4], lo que sí está vulnerando el derecho de los alumnos y padres a que sus hijos reciban la formación que ellos consideren más adecuada y que por supuesto respetaría el art. 27.3 de la Constitución española, como reclama la propia CEE, si la asignatura de Religión Católica se ofertara en igualdad de condiciones con estas otras optativas.

La existencia de la Religión Católica en las aulas se debe a una herencia del pasado y a las motivaciones de una institución (la ICAR) que, sin pararnos a juzgar si bien o mal intencionadas, pretenden inculcar prioritariamente una serie de dogmas propios de la fe católica, aunque también tengamos que reconocer que muchos profesores de religión sean lo suficientemente profesionales para contribuir prioritariamente a la formación integral de los alumnos.



[1] Cualquier persona creyente o no creyente se comportan con una base moral con probable origen evolutivo, puesto que se ha observado en animales —¡incluso en ratas!— ciertos comportamientos que podríamos calificar de morales por cualquier estándar humano (ver por ejemplo http://scienceweek.com/2003/sw030425.htm). Véase también http://www.colorado.edu/philosophy/vstenger/Godless/Values.htm

[2] Curiosamente el Estado Vaticano nunca ha sido un estado ejemplo en la ratificación de los protocolos de Naciones Unidas en relación con los derechos humanos. Ver http://www.exodo.org/textos/1.htm

[3]De hecho Neurocientíficos han localizado un área del lóbulo temporal donde se producen intensos sentimientos religiosos (incluida la visión de Cristo o Dios) tras estimulación eléctrica ¡incluso en personas no creyentes!. Persinger, Michael and Faye Healey. 2002. "Experimental Facilitation of the Sensed Presence: Possible Intercalation Between the Hemispheres Induced by Complex Magnetic Fields." J Nerv Ment Dis, 190:8, pp. 533-541. Ver también. Brain storm. BY ANJANA AHUJA. Neurotheology is the belief that religion is all in the mind.

[4] Un alumno de la ESO elige por un lado entre las clases de religión y su alternativa y por otro todas las demás optativas, por lo que pese a los mucho que se diga, la religión compite deslealmente con el resto de optativas. Lo más lógico sería que el alumno pudiese elegir las optativas que quiera estudiar entre todas las ofertadas por el Centro, matando todos los pájaros de un tiro: desparecería la tan denostada alternativa y cualquier estudiante que lo deseara tendría la libertad de elección de la Religión.

26 mayo 2005

Objetivo de esta página

Mi intención con este blog es proponer una respuesta alternativa a las 50 preguntas que propone la Conferencia Episcopal Española sobre la enseñanza de la religión en la escuela. Estas respuesta serán abordadas desde el pensamiento crítico por un profesor de ciencias de secundaria que además es no-creyente, pero en ningún caso pretendo ser ofensivo con los creyentes católicos y espero sinceramente que estas respuestas ayuden a los mismos a entender el problema desde las distintas perspectivas.