03 junio 2005

2. ¿Cómo contribuye la asignatura de religión a la formación plena del alumno?

La capacidad trascendente de un ser humano, entendiendo por ésta la búsqueda de un sentido global de la existencia, puede desarrollarse de formas muy diferentes. Por ejemplo, existe gran cantidad de personas no creyentes para las cuales la vida tiene perfecto sentido, lo que podría parecerle incomprensible a una creyente, igual que para algunos ateos la creencia sin evidencias empíricas no tiene el menor sentido. Por ello si pretendemos que el alumno

· Tenga un conocimiento profundo sobre el “amor al prójimo”, podríamos mostrarle la labor de gran cantidad de seres humanos que a través de las ONGs y muchas veces desinteresadamente ayudan a los menos favorecidos de nuestro planeta.

· Responda a sus grandes preguntas, se les aporten razones para creer o no creer, qué esperar o no esperar indagando en la ciencia y la filosofía que tiene respuestas más elaboradas y generales que cualquier religión concreta.

· Conozca el valor y la influencia, tanto positiva como negativa, del cristianismo en la Cultura Europea, a través de la evaluación crítica y científica de los hechos históricos.

· Desarrollen su personalidad y se formen como buenos ciudadanos, orientado su conducta hacia los valores democráticos y el respeto a normas de convivencia y a las personas independientemente de su sexo, raza o creencias.

No debería estudiarse religión católica sino ciencia, filosofía, historia y ética, áreas que curiosamente están perdiendo horas, cuando no desapareciendo, en los currículos de secundaria.