22 junio 2005

6. Si el estado español es no-confesional, ¿por qué permite que haya clases de religión en la escuela pública?

Precisamente porque el estado español es un estado democrático consciente de los derechos y libertades de los ciudadanos. Además, al ofrecer las clases de religión en las condiciones actuales, el estado está respetando acuerdos tomados con otro estado no especialmente respetuoso con los principios democráticos y establecidos en la declaración de derechos humanos.
Como además se ha comentado en la respuesta a la pregunta 1, la situación actual no es precisamente la más respetuosa con el principio de libertad de elección de los alumnos.
La exclusión de la enseñanza religiosa en la escuela pública no vulneraría el derecho de libertad religiosa, pues nadie prohíbe que ésta sea enseñada por la familia o la iglesia. Sería tan absurdo como decir que la exclusión de las ciencias políticas de la escuela (área que actualmente no existe) vulnerara el derecho de libertad ideológica.

En todo caso, podríamos argumentar de ambas exclusiones que empeoran la formación de los alumnos, pero no que vulneran ninguna libertad básica. De hecho, la CEE alega que quedarían mermadas las capacidades espirituales y transcendentes de los alumnos aunque la LOGSE en ningún momento mencione ni explícita ni implícitamente esas capacidades. Y en todo caso, como hemos explicado en la respuesta a la pregunta 1, si entendemos que parte de esas capacidades pudieran estar relacionadas con la ética, tenemos una ética universal basada en la declaración de derechos humanos que los alumnos deben conocer. Y si entendemos que otra parte esté relacionada con el sentido último de la vida y de la muerte de una persona, la filosofía sería la enseñanza básica que engloba todas las perspectivas que han tenido los seres humanos (incluida la religiosa) al respecto. Curiosamente es actualmente la educación de la filosofía y no la de la religión la que corre un peligro más inmediato de desaparecer de los currículos.