26 agosto 2005

10. ¿Qué no dice ese decreto?

El decreto no dice en ningún momento que la alternativa a la religión (actividades de estudio) no tenga una programación didáctica y de hecho debe tenerla como cualquier asignatura que se imparta en un centro de enseñanza. Si a veces estas actividades de estudio se reducen a repaso o recreos, tal y como menciona la CEE, es sólo responsabilidad del profesor que la imparta, de la jefatura de estudios y de la inspección que tienen que velar por el cumplimiento de las programaciones didácticas al igual que es responsabilidad del profesor de religión cumplir su programación y evaluar a los alumnos según el grado de cumplimiento de unas capacidades consensuadas por el Centro Docente que tienen además que quedar reflejadas en el currículo del área. Por lo que la jerarquía eclesiástica tiene unas competencias curriculares limitadas por el respeto a la Ley General Educativa en vigor